domingo, 26 de julio de 2015

Bizcocho de cerezas, queso y almendra de la sensei

Cuando recibes unas cerezas tan deliciosas y con tan buena pinta como éstas sólo puedes hacer una cosa: devorarlas!
Pero cuando ves que la cantidad de cerezas engullidas empieza a poner en peligro tu salud intestinal (ejem) piensas que tienes que hacer algo con ellas antes de que se echen a perder!!!
Y si justo esos días la sensei sube a su web una receta de bizcocho de queso, almendra y cerezas para qué queremos más! He de decir que modifiqué la receta, por qué? Porque a veces leo y entiendo lo que me da la gana, jajajaja, estoy muy mal... No fueron grandes cambios, sólo sustituí el queso Philadelphia por mascarpone, que me gusta más ( y fue lo que mi cerebro creyó leer),  y el aceite de girasol por oliva suave que es la que suelo usar para mis bizcochos y cupcakes.
En lugar de hacerlo en molde tipo plum cake cogí mi molde rojo de Tiger y me puse a colocar cerezas medio poseída por una fuerza sobrenatural. Así de mono quedó.
Y tras el horneado... mmmm qué olorcito más rico!
Pero aún tenía más cerezas y mi combinación preferida en la cabeza: cerezas y marrasquino. Un poquito de azúcar, el toque de licor, un poco de chuf chuf y quedó un acompañamiento delicioso.
Casi no le di tiempo a enfriar... Requetedelicioso! Hasta el plato se quedó requetefeliz con el dulce jajajajaja.

domingo, 19 de julio de 2015

Cupcakes de algodón... de azúcar claro!

Otros cupcakes que nacieron por culpa de un ingrediente. Desde pequeña me ha apasionado el algodón de azúcar, caminar por la feria y ver como el palito se iba llenando de ese algodón era para mí una mezcla de fascinación y admiración,  se me hacía la boca agua y siempre acababa con uno de la mano.
Así que cuando lo vi en Tiger tuve que comprármelo,  je je.


Preparé una masa sencilla y natural, con aceite de oliva, azúcar,  huevos, harina y levadura, le añadí unas gotitas de esencia de nubes para darle un toque dulce extra y al horno.
Quería algo etéreo como decoración y me puse a preparar merengue. La cosa es que batía y batía y aquello no cogía volumen así que acabaron con un baño de merengue ligero (por llamarlo algo) y topping de algodón de azúcar.
 

Y aquí viene mi recomendación: algodón de azúcar y merengue poco montado.... mal!!! Mejor ponerlo justo en el momento de servir para que queden medio decentes.  Eso sí,  de sabor deliciosos y gustaron muchísimo!