martes, 2 de febrero de 2016

Un plumcake con chispa

Aquí estoy de nuevo con una receta con chispa, de esas que tanto me gustan... No os penséis que es lo único que he horneado estos días!  Preparé unos bizcochitos chocolateados que estaban de muerte pero no le hice unas fotos decentes!!! Bueno ni decentes ni nada, ja ja ja.
Bizcochitos preparados para el baño
Con la receta de bizcocho de chocolate más rica del mundo y el molde de los bizcochitos me quedaron la mar de monos y si ya los cubres con chocolate negro y los decoras con unas rayitas de chocolate blanco, qué más se puede pedir! A los peques de mi primo le encantaron,  y a los padres también,  jiji. Quién se resiste a un buen bizcocho de chocolate?
Pero estoy aquí para enseñaros un plumcake que he preparado con algunos de los frutos secos que me habían sobrado de Navidad: orejones, dátiles y nueces!!! 


Y dónde está la chispa, os preguntaréis.... Pues esta vez es doble porque hidraté los orejones en Cointreau y luego le añadí el licor a la masa. Está ñam! De muerte lenta. 

Orejones de copas!

Os dejo la recetita.
Ingredientes :
- 100 gr mantequilla
- 130 gr azúcar
- 2 huevos
- 130 gr harina
- 1/2 tsp levadura
- 1/4 tsp sal
- 50 ml Cointreau
- frutos secos variados picados  (en mi caso orejones,  dátiles y nueces)
Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que estén integrados y añadimos los huevos uno a uno. Después alternamos ingredientes secos y líquidos y por último integramos los frutos secos.


Horneamos a 175 grados unos 50 minutos. Este tiempo es para esta cantidad que sale un plum mediano, si lo hacéis en un molde de plum estándar os quedará muy bajito y seguramente tendréis que hornearlo menos tiempo.


El licor le da la chispa! Un toque delicioso.

domingo, 24 de enero de 2016

Cupcakes rústicos chispeantes

Qué os sugiere el título del post? Que le he puesto algún refresco? O algún aderezo subidito?  De eso nada! Quería probar un ingrediente de mi infancia en unos cupcakes y pensé que le daría un toque tan especial que la receta debía ser sencilla.
Preparé un bizcocho de vainilla con una base de aceite de oliva, suave, esponjoso... Con el descorazonador de manzanas abrí un hueco en cada cupcake y lo rellené de mermelada de naranja amarga.


De crema no podía ser otra cosa que ganache de chocolate negro, la combinación de naranja y chocolate es deliciosa y no hay cosa más fácil de preparar. Y con una espátula le damos un toque informal y rústico, no con tanta maña como las chicas de Magnolia bakery pero el resultado no estaba mal.


Y cuál es el ingrediente chispeante? Os estaréis preguntando... Os he dejado una pista en la imagen de arriba... Pues ni más ni menos que...."peta zetas"!!! No eran exactamente de esta marca sino que me topé con estos caramelos chispeantes de casualidad en Tiger. Había de varios sabores pero elegí unos de naranja, de ahí la combinación de sabores de los cupcakes. Unos caramelitos por arriba a modo de topping y a disfrutar!


Cuando muerdes el esponjoso bizcocho y notas el delicioso sabor de la ganache combinada con la mermelada de naranja crees estar en el cielo y de repente...empiezas a notar como algo estalla en tu boca! Es un efecto super divertido! Tenéis que probarlo, una sensación única.  Una forma muy diferente de disfrutar de esos caramelos que nos intrigaban de niños y hacían tanto ruido en nuestra boca.