domingo, 14 de septiembre de 2014

La gran mentira del helado de pistacho

Os traigo nueva receta, no mía, y una gran reflexión.  A veces toca innovar, experimentar, y otras toca probar recetas de otros. Y es que con los libros maravillosos que tengo tenía que seguir probando recetas de ellos. Esta vez tocó la receta de cupcakes de brownie y pistachos del libro de Belle cupcakes.
La base es un delicioso brownie que me recuerda mucho en ingredientes y proporciones al brownie publicado varias veces en el blog. Al ser masa de brownie y no llevar levadura no crecen en exceso y se pueden llenar las cápsulas un poquito más.


La crema es un buttercream de pistacho. Alicia en su receta utiliza pasta pura de pistacho, yo decidí usar pistachos tostados, los cuales metí en la picadora tras quitarles la cáscara y toda la piel que pude.


Y aquí viene mi reflexión.  Tras picar los pistachos me di cuenta de que la pasta resultante no era verde, más bien amarillenta y que al incorporarla al buttercream bajaría el tono de color. Recordé en mi infancia pedir helado de pistacho y ver una bola verde sobre mi barquillo. Entonces...¿qué llevaba aquel helado? Pues apostaría a que pistacho no. Más bien colorante verde y aroma de pistacho.  Qué engañada me tenían!!!!


Eso sí,  los cupcakes deliciosos! Una mezcla espectacular.

lunes, 8 de septiembre de 2014

Por fin unos rollos de canela decentes!!!

Y no sólo decentes, ya veréis... Hace unos años vi por la red por vez primera una receta de cinnamon rolls o, lo que es lo mismo, rollos de canela. Intenté reproducirla sin mucho éxito.  Puede que yo no tuviera tanta experiencia reposteril, que la levadura no levara, o que la receta no fuera la idónea pero el caso es que me quedaron unos rollos duros como piedras.
Hace unos meses, cuando compré el libro de Alma: objetivo tarta perfecta y vi la foto de sus rollos de canela (aunque ya los había visto en su blog, y en Cupcake Maniacs, jeje) supe que tenía que probar su receta. Lo fui dejando por acumulación de recetas y posts pero ya no podía esperar más!
Me puse manos a la obra. No puede ser más fácil! La masa me gusta hacerla a mano pero para no pringarme tanto la hice en la batidora con las varillas primero y con los ganchos de masa después.  En un periquete tenía la masa lista y a levar!
La estiré (1), repartí el delicioso relleno sobre ella (2) y a enrollar(3)!
Corté los rollitos(4), los puse en una fuente y de nuevo a levar(5)! Veis cómo crecieron?
Los pincelé con nata(6) y al horno! Podéis ver todos los pasos en el mosaico siguiente:

Al horno y...voilá!


Se tostaron un poco por arriba pese a haberle puesto papel de aluminio en parte del horneado pero mirad por dentro!!!!

 Los caté recién hechos, y al día siguiente para el desayuno.
Están deliciosos, tanto masa como relleno, aunque mi catador me ha indicado que para la próxima los rellene más, jajajajajaja.